viernes, 28 de febrero de 2014

CLAVE Nº 7


CLAVES DE PAZ

Clave n° 7

            El Perdón es la clave de la Paz para el corazón, y el Discernimiento es la clave de la Paz para la mente, porque a partir de la dilucidación del “ego” y sus secuaces energías ocultas, puede el chela llegar a encontrar la Paz o Silencio mental que tanto necesita.

            El DISCERNIMIENTO es, entonces, la 7° clave de la PAZ.
            A nivel esotérico y espiritual, DISCERNIR es distinguir cuándo las energías que se manifiestan como ‘ímpetu’, ‘deseo’, ‘camino’, ‘movimiento’, son energías que pueden provenir de designios profundos del alma, y cuándo, por el contrario, tales energías e impulsos provienen del centro inferior de conciencia al cual llamamos ego inferior o yo personal.
            Esto es DISCERNIMIENTO, es decir, la actividad de observación atenta y reflexión interior que permite al estudiante descubrir las causas reales de sus móviles y tendencias, llegando a ver la raíz verdadera de sus actividades e intenciones.
            Esa ‘raíz’, hablando básicamente, puede provenir de dos regiones posibles:

1-    El centro ilusorio o falso centro, el ‘yo’, constituido en base a identificación con sensaciones y emociones, y por trasfondo psicológico de memorias acumuladas y creencias afines.
2-    La región del “Alma”, nombre genérico que se suele dar a la región mental superior y regiones más elevadas del ser, en su conjunto.
Las energías movilizantes en la persona humana pueden tener, como estamos viendo, su origen en una de esas dos regiones básicas.

Poder DISCERNIR, para luego ver claramente la raíz, causa y origen de los móviles, aspiraciones y tendencias, es uno de los aspectos más importantes en el Sendero.

La usencia de discernimiento solo existe en aquel ‘manojo’ de humanos que se comportan irreflexivamente, siendo arrastrados por las tendencias de hábitos, costumbres, deseos y objetivos, basados en el ‘gusto personal’, o simplemente apoyados en la mecánica repetición de lo aprendido, sin cuestionarse nada.

La base clásica del ego o yo ilusorio, es la búsqueda de repetición de lo que le agrada y engrandece y el rechazo de lo que le fastidia o empequeñece. Pero existen “rebusques psicológicos” que parecen contradecir esa lógica simple de los mecanismos básicos del ego, debido a que la psiquis humana es muy compleja. Existen así, egos que buscan repetir el sufrimiento, porque es ‘lo que conocen’, lo que han aprendido, y que rechazan el gozo y la felicidad, porque tienen temor a la pérdida y al abandono, o porque portan en su subconsciente la creencia de que el gozo es algo prohibido y la felicidad una quimera…, o por otras tantas creencias que no enumeraremos aquí…
Como podemos ver, egos…, los hay de muchos tipos en cuanto a tendencias disímiles, tantos que no podríamos explayarnos aquí en ese tema. Lo que se dijo, fue para dar tan solo una reseña a manera de ejemplo, para que el estudiante que está iniciando sus estudios serios sobre este tema, vea la naturaleza del ego.

El ego funciona en base a mecanismos aprendidos de “atracción-repulsión”, pero no posee discernimiento y menos aún Sabiduría.
El DISCERNIMIENTO es una actividad intermedia entre el ego inferior, que es mecánico y reactivo, y el Alma.
Esa actividad intermedia es, en parte, el ejercicio del intelecto. Decimos “en parte” porque el intelecto por sí mismo no es DISCERNIMIENTO; sin embargo, cuando el intelecto se une y hermana con el estado de “alerta percepción” u observación atenta y descondicionada, se transforma e ilumina, dando lugar a una nueva luz interna: LA INTELIGENCIA.

DISCERNIMIENTO es reflexión, es decir, una continua y repetida “flexión” de la ‘atención’ y el intelecto sobre los propios actos, pensamientos y sentimientos, con apoyo en cimientos sólidos sobre autoconocimiento.

(Es por ello que el estudio en fuentes serias del conocimiento, la gnosis del ser, es tan importante, ya que constituyen ‘los cimientos’)

La que antecede es la definición de la palabra DISCERNIMIENTO en cuanto al Sendero que el estudiante debe recorrer.

El ejercicio constante del DISCERNIMIENTO va produciendo un continuo y cada vez más claro ajuste entre el Propósito espiritual del alma y la región de la personalidad humana. Dicho de otra manera, ese “ajuste” es el impacto claro y preciso de “Lo Superior” sobre el cerebro, produciendo visión y entendimiento inequívoco en todo cuanto al Ser se refiere.
El Discernimiento es, al principio del camino, una tenue y confusa luz mental, la cual va abriendo paso, poco a poco, a un entendimiento cada vez más claro sobre CONOCIMIENTO DE SÍ MISMO.
Cuando la actividad del DISCERNIMIENTO se ha transformado en un hábito permanente para ‘ver lo falso como falso’ (es decir, ya no calificar más como ‘verdadero’ a algo ‘falso’) en cada situación y/o actividad, es cuando puede decirse que “el antakarana” (puente entre el cerebro y la mente superior o alma) ha sido ya construido. Cuando esto está realizado, las energías de PAZ de la región mental superior y de regiones aún superiores (Buddhi, Atma, etc.) pueden ‘descender’ por ese Puente ya construido por la fuerza sostenida de la reflexión, a la región de los vehículos inferiores del hombre. Esto trae PAZ, y esa PAZ es Luz de Conciencia.
Emprenda cada estudiante el camino hacia la Paz, entrando por la vía del riguroso DISCERNIMIENTO sobre sí mismo.

Ningún guía espiritual o ‘gurú’, como le llaman en oriente, puede en realidad guiar al alma humana hacia su propia ‘claridad interior’. Estas ideas han sido portadoras de más confusión para la humanidad. Lo único que puede hacer un ser que sea “Luz para sí mismo”, es señalar a sus hermanos el Sendero que a él lo iluminó, para que todos alcancen la Luz en sí mismos por sus propios medios. Esta es la única cosa posible que alguien que VE puede hacer por los que aún no ven…, y señalar esto, es señalar la vía del DISCERNIMIENTO.
Toda devoción y adoración a guías, gurús, maestros e “iluminados”, es confusión y pérdida de tiempo en el verdadero Sendero. DISCERNIMIENTO es también poder ver esta verdad.

La humanidad aún duerme entre los espejismos ‘relajantes’ y ‘espumosos’ de una era que ya se aleja, y que ha estado influida por creencias fantásticas a cerca de la Vida y de Dios, que en mucho distan de la Verdad.
DISCERNIMIENTO es también saber ver todos esos espejismos culturales, tradicionales, y mundiales, como lo que son: fantasías de una mente infantil, la cual ha sido la condición de la mente de la Raza Humana hasta hoy.
Despejar esos espejismos e ilusiones es “desilusionarse”, un proceso tan necesario, y que el ‘ego’ humano rehúye…

Considerad estos comentarios como impulsos instructivos que buscan encender en los lectores los cuestionamientos necesarios para “ir más allá”…

Nuestro Plan ha concluido.


LA PAZ SEA CON TODOS LOS ESTUDIANTES





3 comentarios:

  1. Gracias por compartir es un ejercicio diario el perdon, y lo he logrado y lo seguire practicando, perdono todo el mal, envio amor paz alegria todo el bien aquellas personas. Namaste.!!

    ResponderEliminar
  2. Leer esta cosa, nos hace pensar y afrontar nuestra vida con otras expectativas.

    ResponderEliminar